La residencia fiscal de una persona física determina la obligación de tributar en España por uno de dos impuestos (IRPF o IRNR), que son radicalmente distintos: tipo de gravamen, deducibilidad de gastos, plazos de presentación, modelos de declaraciones, obligaciones retenedoras por parte de las compañías, etc.

Accede al CONTENIDO completo
Fuente: PwC