Cuando se presenta la oportunidad de una asignación internacional, el profesional se enfrenta a la decisión de aceptar o no la propuesta de su empresa. Marcharse a otro país puede suponer un salto profesional y grandes oportunidades, pero también hay grandes desafíos que hay que tener en cuenta.

Accede a la NOTICIA completa
Fuente: Hasenkamp