Tras el frenazo obligado por la irrupción de la pandemia de COVID-19, la movilidad laboral internacional se ha reactivado en el último año. La protección de los trabajadores que se encuentran en el extranjero, tanto de forma puntual por viajes de negocios como de forma estable, es un elemento clave en la gestión de riesgos de una organización y en su política de atracción y retención de talento.

Accede a la NOTICIA completa 
Fuente: WTW