España se encuentra en una posición privilegiada a la hora de atraer talento global, a pesar de que, en ocasiones, el salario que se ofrece a los empleados internacionales no es tan competitivo como el de otros países de su entorno.

Accede a la NOTICIA completa
Fuente: Hasenkamp